julio 6, 2015

El nombre de la rosa – Anna Molinari

Cuando empiezas a documentarte sobre Anna Molinari – la diseñadora y mujer de negocios detrás de las colecciones Blumarine y Blugirl – éxito es la primer idea que te surge en la mente como representativa.

La fuerza de la escena italiana de la moda conocida como la Reina de las Rosas combina una sensibilidad para moda delicada, romántica con una tremenda energía orientada hacia los negocios. Hoy, 38 años después de su debut en la industria de la moda, la diseñadora proviniendo de Carpi emplea un equipo bien-rodado de 250 artesanos italianos. Artesanos que están, de hecho, aportando los conocimientos de artesanía Hecho en Italia de generaciones en las líneas de diseño de Anna Molinari: Blumarine, la marca-líder del universo Blufin, Blugirl, su homóloga dedicada al diseño para jóvenes, decoraciones de interiores, perfumes o diseño decorativo para hoteles. En realidad, empezando con 2015, el portafolio de Blufin se está extendiendo hacia dos nuevos caminos creativos – una línea para hombres (anunciada este pasado febrero) y una recientemente lanzada línea para niños.

Que es más, la revista Forbes ha contado al menos 20 contratos de concesión de licencias entrecruzando la estética de Anna Molinari con nuevas direcciones de actividad artística. Y son, todas, expresiones naturales del universo personal y profesional de Molinari. Porque entrelazando los dos hay varios ejemplos que se vuelven aparentes si uno aprende sobre las horas de trabajo y las de fuera del trabajo de la diseñadora y business woman.

Por ejemplo, la época favorita de Molinari ha sido los años ‘80. ¿Porque? Gracias al styling lujuriante y al placer simple de la moda experimentada junto a fotógrafos influyentes como Helmut Newton y Albert Watson y los supermodelos Naomi Campbell, Cindy Crawford, Eva Herzigova, Helena Christensen, Carla Bruni y Monica Bellucci.

Después vienen sus musas – Audrey Hepburn y la contemporánea Sharon Stone – también como mujeres que, en su turno, gozan de sus creaciones: Adriana Lima, Behati Prinsloo, Karolina Kurkova, Hofit Golan, Elizabeth Hurley, Jennifer Lopez, Kylie Minogue o Jessica Alba.

Las pasiones de Anna Molinari son igualmente fascinantes, respirando aire de joie de vivre: sus colecciones privadas están motivadas por razones de arte, también como sentimentales. En primer lugar y más cercanas (literalmente) a su corazón y piel son sus varios tatuajes con rosas – una prueba de amor para la enorme pasión que Molinari tiene para estas flores. Después hay su colección de joyas – una empezada con las en forma de herencia recibidas de su madre y después continuada con sus propias adiciones, marcando algunos de los momentos más memorables de su vida. Siguiendo, los Ferraris de ella y de su esposo – testimonios de una pasión compartida, como de un amor compartido para Italia.

Por último, su apreciación profunda por recibir huéspedes y por elegantemente entretener y ser entretenida. Cuando recibe invitados, a la diseñadora le gusta adaptar el arreglo de la mesa y el menú al lugar, la temporada y la ocasión de la reunión. Sin embargo, su mesa ornamentada con encaje y platos con montura dorada o, al contrario, con vajilla específica para las casas de campo italianas, incluye, invariablemente, rosas y flores de los mas vivaces posible, también como telas, lentejuelas o perlas de su última colección. ¿Un menú favorito? ¡Risotto de rosas, obviamente!

La familia y relaciones afectuosas con sus próximos han siempre sido importantes para la diseñadora. En realidad, este ha sido el caso desde los días más tempranos de su camino en la moda. Los primeros recuerdos de Molinari son de vistiendo muñecas, cuando niña. Después, a 14 años de edad y frecuentemente saltándose las clases, Anna Molinari fue co-optada por sus padres para aprendizaje interno para lo que iba a volverse en su futura carrera, dentro del negocio de la familia – una fábrica de textiles.

La fábrica producía telas para Sonia Rykiel, Yves Saint Laurent y Gucci entre otros, y Anna estaba empezando a enamorarse con el papel que su madre tenía en el negocio. A los 18, junto a su marido, Gianpaolo Tarabini, empezaba a hacer tejido de punto – suéteres coloridos y pantalones estilo corsario, como habían visto en su luna de miel en Saint Tropez. Molinari después continuo estudiando música, historia del arte y, en 1977, estableciendo su propia marca.

Hoy en día, en el museo de la ciudad natal de su familia, Carpi, hay una exposición permanente dedicada a Blumarine, sus vestidos ‘’slip–dress’’ y el Blu V (un cardigán de cachemira apretado al cuerpo y luciendo un cuello de piel de visón) son éxitos estilísticos famosos en Hollywood y reconocibles mundialmente y una de las memorias más queridas de su carrera es la invitación a cena de la parte de la princesa Carolina de Mónaco. Realmente, una vida y carrera desarrolladas bajo los signos radiantes del amor, el éxito y las rosas – hecho que nos hace decir que El nombre de la rosa (parafraseando el título del libro de Umberto Eco) es, sin duda, Anna Molinari.

Anna Molinari Blumarine Janina Nectara

Los desfiles de moda Blumarine y Blugirl de Anna Molinari están encabezando la Semana de la Moda de Milano, temporada tras temporada (ve la versión en español del video aquí).

La más reciente noticia de Anna Molinari y Blufin viene de Florencia, donde durante la feria de moda dedicada a los niños Pitti Bimbo, las colecciones Miss Blumarine y Blumarine Baby primavera-verano 2016 vienen de ser presentadas.

Mostradas en el Palazzo Capponi all’Annunziata, las piezas describen un viaje a través de los jardines del mundo. Fiel a las claves de la moda de Molinari, la ingenuidad, la delicadeza y la dulzura son características principales. Desde la Provenza y Saint Tropez de Francia hasta un jardín tradicional japonés, flores y tonalidades ruborizadas han sido cuidadosamente elegidos para una colección de niños floreciente: amarillo, azul claro, color crema o beige, presentados en piezas de macramé, con lentejuelas y puntilla, en, por ejemplo, formas baby-doll dulces como un caramelo o con listones y volantes. ¡Un encanto!

Si les gusto el artículo, también entren al mundo incitante de Fashion avec Passion vía Twitter e Instagram.

Photos: forbes.com, Blumarine