abril 25, 2016

El castillo con jardines edénicos de Christian Dior – restaurado

’’Mi casa se encuentra en Montauroux, cerca de Callian, donde una estrella de la suerte me ha permitido, hace 15 años, encontrar paz y preparar una nueva existencia. Sin embargo, no hay mucho que pueda decir sobre esta casa porque estoy apenas empezando su renovación. Es sencilla, solida y noble, y su serenidad conviene muy bien al periodo de la vida que tendré que empezar en unos cuantos años.’’ – estas son las palabras que Christian Dior escribía en 1956, apenas unos meses antes de su desaparición improvisa.

En octubre de 1957, su familia y colaboradores cercanos, entre los cuales Yves Saint Laurent – el que iba a sucederle en Dior -, participaban en las ceremonias de despedida organizadas en su residencia del alma – Chateau de La Colle Noir, de Montauroux. No mucho mas tarde, la propiedad iba ser vendida.

El castillo (empezado en 1858) y sus jardines totalizando 50 hectáreas habían sido adquiridos por Dior invirtiendo las ganancias de una carrera como el más prestigioso couturier parisino. Se trataba, sin embargo, no de una inversión lucrativa, sino de una de corazón. Primero, estimulada por la nostalgia que Dior sentía por el periodo vivido en esta región del sur de Francia durante su juventud, después de la quiebra del negocio familia. Y, segundo, avivada por su pasión para la naturaleza y la botánica – en el jardín próximo al castillo, Dior plantando algunos de sus flores preferidos: geranio, violetas, lágrimas de Salomón y lirios.

En esta región, famosa para su clima ideal para la cultivación de las flores, Dior se sentía más bien parfumier que couturier…
De hecho, las fragancias Miss Dior, Eau Fraîche, Diorissimo, Diorama y Eau Sauvage tienen los orígenes muy liados a la hermosa historia de Christian Dior y de la región de Grasse.

 

56 años más tarde, en 2013, la Casa Dior empezaba una nueva, contemporánea, inversión motivada por la tradición y la fascinación con su fundador. La propiedad Chateau de La Colle Noir era readquirida y se empezaba un esmerado proceso de renovación.
La investigación cuidadosa de los recursos de la época – materiales video, reportajes de Paris Match o Connaissance des arts – constituyeron una parte central del proceso, para facilitar el redescubrimiento y el re-trazar de la visión de Dior. El couturier había proyectado el mismo la reordenación de los jardines, para optimizar la cultivación de plantas y flores para las esencias preciosas utilizadas en la perfumería, igual como el diseño interior del castillo.

Hoy, en 2016 – el 9 de mayo, más precisamente – , Dior prepara la inauguración del Chateau de La Colle Noir, en plena esplendor Christian Dior.

Christian Dior Chateau de La Colle Noir

2

Más, la Casa parisina trasladó el laboratorio de su perfumier, François Demachy, en el castillo. Y, para la obtención de esencias, signo una serie de asociaciones con fincas de la misma zona reconocidas para sus flores de rosa, jazmín y neroli.
Un regreso a los principios, al autentico y al ultra-precioso. ¿Porqué ultra-precioso? Porque para 1 litro de esencia de neroli se necesita la transformación de una tonelada de flores de naranjo, para 1 litro de aceite de jazmín, aproximadamente 700 kilos de jazmín y para 1,5 litros de aceite de rosa, una tonelada de flores de rosas. Por esta razón, las cantidades – nobles a través de su origen y ultra-preciosas gracias a su escasez – de esencias de Grasse van a ser utilizadas exclusivamente para que Demachy llama los ‘’jus d’exception’’ de Dior : J’Adore y Miss Dior.

Para empezar, marcando un nuevo comienzo en el Chateau de La Colle Noir, Dior está hablando sobre neroli de Grasse, para el nuevo J’Adore Eau de Toilette.

 

 

Si les gusto el artículo, también entren al mundo incitante de Fashion avec Passion vía Twitter e Instagram.

 

Fotos: Dior